Fundación Becar

Historia & Crecimiento

 

“El hombre es unidad y se le debe tratar como tal. De lo contrario se corre el riesgo de que al preparar al hombre en su oficio profesional, lo dejemos impreparado en su oficio de hombre”

Carlos Llano Cifuentes nació el 17 de febrero de 1932 en México D.F. y murió el 5 de mayo de 2010 en Miami (E.U.A.). Fue un filósofo y miembro fundador del Instituto Panamericano de Alta Dirección De Empresas (IPADE).

Realizó sus estudios de Licenciatura y Doctorado en Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Santo Tomás en Roma y Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue miembro de la Academia Brasileña de Filosofía y Socio Académico de la Academia Internacional de Derecho y Economía de Brasil.

En 1958 funda la revista ISTMO consagrándola a la difusión del pensamiento humanístico, social y económico. En 1968, fundó ICAMI, Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo. Asimismo, fue miembro fundador de la Universidad Panamericana, Rector y Presidente de su Consejo Superior (1967-1994).

Ocupó durante su trayectoria diversos cargos directivos, fue miembro del Consejo de Grupo Posadas de México y Presidente de la Fundación Montepío Luz Saviñón.

Carlos Llano dedicó los últimos cuarenta años de su investigación filosófica al campo específico de la antropología de las organizaciones, tanto públicas como privadas. Sus 30 libros publicados constituyen un conjunto que podría denominarse Antropología de la Acción Directiva.

21 Colegios

Colegios afiliados

Educación de Calidad

Datos Generales / Modelo Educativo

Los colegios afiliados deben perseguir un modelo educativo integral donde la persona es el centro: excelencia académica y cuidado de la persona.

Los maestros y padres de familia son clave en esta formación.

El modelo educativo que persigue la Fundación BECAR es:

1. Proporcionar educación de calidad y alto nivel.

2. Ofrecer una educación integral en la que se consideren los 5 aspectos de la persona: intelectual, emocional, físico y social.

Intelectual, emocional, físico, espiritual y social.

3. Contribuir a una dinámica familiar sana.

1. Intelectual: Potenciar habilidades de pensamiento crítico, argumentación, comunicación, investigación, etc y emplear la tecnología informática.

2. Emocional: Valorar y cuidar la intimidad (educación de los afectos y sentimientos), educar el carácter (desarrollo de la personalidad íntegra y madura), sustentar la vida moral (formación de la conciencia y desarrollo de virtudes humanas) y desarrollar la Inteligencia Emocional.

3. Físico: Fomentar la cultura del deporte, fomentar la buena alimentación, enseñar al alumno a conocer y respetar su cuerpo y promover el sentido estético: música, pintura, etc.

4. Espiritual: Impulsamos el deseo de trascendencia del ser humano, formamos en valores universales y trabajamos sobre el reconocimiento de su dignidad personal y la del otro.

5. Social: Influir en su comunidad, despertar la responsabilidad social: solidaridad y bien común, desarrollar relaciones personales y desarrollar la capacidad de liderazgo.

Suscríbete a nuestro Newsletter